Archivo de la etiqueta: Movimiento Obrero Tradicionalista (MOT)

Pancarta del MOT de Álava en Montejurra 1965

Fotografía de la Agencia EFE (http://www.efedata.com) de la pancarta del Movimiento Obrero Tradicionalista de Álava, reivindicativa de la figura de Don Carlos Hugo como “Príncipe Minero”.

Anuncios

Manifiesto del MOT y de la AET en nombre de la juventud carlista (1968)

ANTE

1.-LA JUSTICIA SOCIAL PISOTEADA
2.-UNA PAZ LLENA DE INJUSTICIAS, DICTATORIAL, ETERNA Y OPRESORA
3.-TREINTA AÑOS DE SINDICALISMO ANTIDEMOCRATICO
4.-EL CENTRALISMO REPUGNANTE QUE ENGRENDRA AL SEPARATISMO
5.-LA EXPLOTACION PARTIDISTA DE UNA GUERRA QUE ACABO HACE MUCHOS AÑOS
6.-LA PERPETUACION DE UNAS CASTAS PRIVILEGIADAS
7.-UNA UNIVERSIDAD ACALLADA CON PORRAS
8.-UNA PRENSA DIRIGIDA QUE OCULTA LA VERDAD O LA TERGIVERSA.
9.-UNA JERARQUIA ECLESIASTICA QUE SE APARTA DEL CONCILIO POR SEGUIR AL GOBIERNO QUE LA NOMBRO.
10.-UN FUTURO QUE SE QUIERE DECIDIR A ESPALDAS DEL AUTENTICO PUEBLO Y EN CONTRA DE LA JUVENTUD.
11.-UN ESTADO QUE SE DICE CATOLICO Y SOCIAL Y EN CAMBIO ES OPRESOR, HIPOCRITA Y CAPITALISTA. Sigue leyendo

Discurso de Manuel Pérez de Lema, delegado nacional del Movimiento Obrero Tradicionalista (MOT), sobre “La Democracia” (1965)

En los carteles que anuncian el Acto de Montejurra, todos hemos visto cómo la flecha disparada hacia adelante, que representa el futuro, va cargada con cuatro nombres: Monarquía-Paz; Pueblo-Democracia. Permitidme que tome una de esas palabras como objeto de mi discurso: democracia.

Hay muchos sectores del país que están desconcertados por la actitud de la mayoría universitaria. Siempre, la aparición en el mundo político de una nueva generación, produce desconcierto. Sin embargo, hemos de ver en la actitud del universitario de hoy unos motivos más profundos. La nueva generación universitaria española quiere el diálogo. Cree que la Universidad puede ser una escuela de ciudadanía en la que se prepare la futura participación en la dirección del país. Este deseo democrático no puede, en justicia, deformarse con las habituales frases: «son cosas de los estudiantes». Mucha gente aconseja paternalmente que no nos mezclemos en cuestiones políticas y nos dediquemos únicamente a estudiar. Sigue leyendo