Archivo de la etiqueta: Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas (AET)

Ramón Masso Tarruella en Montejurra (1954)

Interviniendo en el acto de Montejurra de 1954 como Delegado Nacional de la AET.

Anuncios

Manifiesto del MOT y de la AET en nombre de la juventud carlista (1968)

ANTE

1.-LA JUSTICIA SOCIAL PISOTEADA
2.-UNA PAZ LLENA DE INJUSTICIAS, DICTATORIAL, ETERNA Y OPRESORA
3.-TREINTA AÑOS DE SINDICALISMO ANTIDEMOCRATICO
4.-EL CENTRALISMO REPUGNANTE QUE ENGRENDRA AL SEPARATISMO
5.-LA EXPLOTACION PARTIDISTA DE UNA GUERRA QUE ACABO HACE MUCHOS AÑOS
6.-LA PERPETUACION DE UNAS CASTAS PRIVILEGIADAS
7.-UNA UNIVERSIDAD ACALLADA CON PORRAS
8.-UNA PRENSA DIRIGIDA QUE OCULTA LA VERDAD O LA TERGIVERSA.
9.-UNA JERARQUIA ECLESIASTICA QUE SE APARTA DEL CONCILIO POR SEGUIR AL GOBIERNO QUE LA NOMBRO.
10.-UN FUTURO QUE SE QUIERE DECIDIR A ESPALDAS DEL AUTENTICO PUEBLO Y EN CONTRA DE LA JUVENTUD.
11.-UN ESTADO QUE SE DICE CATOLICO Y SOCIAL Y EN CAMBIO ES OPRESOR, HIPOCRITA Y CAPITALISTA. Sigue leyendo

Montejurra, el monte para la eternidad: Historia de una oposición al franquismo (1978)

Montejurra, el monte para la eternidad Historia de una oposición al franquismo (1978)

Trabajo de Josep Carles Clemente Balaguer (1978)

Publicado en Tiempo de Historia, nº 43, 01/06/1978, pp. 12-27.

La Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas y la renovación ideológica del Carlismo en los años cincuenta (1998)

La Agrupación de Estudiantes Tradicionalistas y la renovación ideológica del Carlismo en los años cincuenta (1998)

Trabajo de Mercedes Vázquez de Prada Tiffe (1998).

Publicado en IV Congreso General de Historia de Navarra de la Sociedad de Estudios Históricos de Navarra: Mito y realidad en la historia de Navarra, Volumen I (Pamplona, 1998).

En su intervención en el Montejurra de 1956, Ramón Massó, dirigente de la AET, insistiría en que “Nosotros cuando gritamos Viva el Rey no lo hacemos a un rey anónimo, sin apellido. Nosotros gritamos Viva el Rey Javier”.

Dos años después, el discurso de Don Carlos Hugo en el Montejurra de 1958 destacaría por su aperturismo renovador en clave europeísta. El integrismo iniciaba su declive.