Archivo de la categoría: 1965

Pancarta en lengua catalana en Montejurra 1965

Fotografía procedente de la fototeca digital (https://efeeurope.newscom.com) de la Agencia Efe que muestra una pancarta reivindicando la figura de Don Carlos Hugo como garante de las libertades catalana.

 

Anuncios

Pancarta del MOT de Álava en Montejurra 1965

Fotografía de la Agencia EFE (http://www.efedata.com) de la pancarta del Movimiento Obrero Tradicionalista de Álava, reivindicativa de la figura de Don Carlos Hugo como “Príncipe Minero”.

Discurso de Manuel Pérez de Lema, delegado nacional del Movimiento Obrero Tradicionalista (MOT), sobre “La Democracia” (1965)

En los carteles que anuncian el Acto de Montejurra, todos hemos visto cómo la flecha disparada hacia adelante, que representa el futuro, va cargada con cuatro nombres: Monarquía-Paz; Pueblo-Democracia. Permitidme que tome una de esas palabras como objeto de mi discurso: democracia.

Hay muchos sectores del país que están desconcertados por la actitud de la mayoría universitaria. Siempre, la aparición en el mundo político de una nueva generación, produce desconcierto. Sin embargo, hemos de ver en la actitud del universitario de hoy unos motivos más profundos. La nueva generación universitaria española quiere el diálogo. Cree que la Universidad puede ser una escuela de ciudadanía en la que se prepare la futura participación en la dirección del país. Este deseo democrático no puede, en justicia, deformarse con las habituales frases: «son cosas de los estudiantes». Mucha gente aconseja paternalmente que no nos mezclemos en cuestiones políticas y nos dediquemos únicamente a estudiar. Sigue leyendo

Discurso de Álvaro d´Ors sobre “La Legitimidad” (1965)

DISCURSO PRONUNCIADO EN MONTEJURRA EL 2 DE MAYO DE 1965 POR EL PROFESOR DON ÁLVARO D´ORS, CATEDRÁTICO DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA Y MIEMBRO DE LA JUNTA DE GOBIERNO DE LA COMUNIÓN TRADICIONALISTA

Los Carlistas somos legitimistas. Pero ¿por qué somos legitimistas? Ésta es la pregunta que constantemente nos hacen amigos y enemigos y que vosotros mismos os podéis hacer al querer justificar ante vuestra propia conciencia la lealtad inquebrantable que os mueve.

¿Y por qué el Carlismo se aferra como a algo esencial a esta lealtad para con la Dinastía Legítima? Pues, sencillamente, porque sabemos que sin esta lealtad a la Legitimidad, nuestras ideas se vendrán abajo. Sigue leyendo

Carlos Hugo sobre Montejurra 1965

Josep Carles Clemente Balaguer, Carlos Hugo de Borbón Parma. Historia de una disidencia, Planeta, 2001, p. 115.

Lo que se dijo ese día (…) quizá pueda parecer hoy como sorprendente. Tuvo para nosotros una gran importancia. Pero en la España de esa época, que había estado treinta años amordazada y privada de todos los derechos públicos y políticos, pudo parecerle al Régimen como una especie de declaración de guerra política. De alguna forma lo era y esto no sorprendió demasiado, porque lo que dijimos allí se decía en otras instancias y no era en absoluto un secreto.

1965: cambios en la sociedad, en el carlismo y en Montejurra

Mercedes Vázquez de Prada Tiffe, «La reorganización del carlismo vasco en los sesenta: entre la pasividad y el “separatismo”», Vasconia: Cuadernos de historia – geografía, nº 38, 2012.

«Los carlistas, a pesar de las tensiones con el Gobierno, pudieron hacerse mucho más visibles y contar con dos organizaciones legales: los Círculos Vázquez de Mella y la Hermandad Nacional de Antiguos Combatientes de Tercios de Requetés, autorizada en 1962 (…) Sin embargo, aparece también una nueva oposición en torno al resurgir del movimiento obrero y la radicalización nacionalista, que encontrará apoyo en un sector del clero vasco cada vez más crítico con el régimen. La década de los sesenta vivió una creciente conflictividad laboral y social especialmente en las zonas más industrializadas que provocó un cambio social sin parangón en su historia. Todas estas transformaciones influyeron enormemente en el movimiento carlista, que en este contexto global tratará de buscar un nuevo protagonismo» (pp. 118-119). Sigue leyendo